martes, 7 de mayo de 2013

Hemorragia Externa

Hemorragia Externa




Primeros auxilios en caso de hemorragias externas
  • Asegurar la permeabilidad de las vías aéreas.
  • Valoración de respiración y circulación.
  • Aconsejar y ayudar a tumbar a la víctima. 
  • Presión directa en la herida con apósitos.
  • Elevación del miembro afectado.
  • Si no cesa la hemorragia, aplicar compresión arterial.
  • En último extremo aplicar torniquete, con indicación de la hora de aplicación.
El torniquete es una maniobra encaminada a paliar una hemorragia aguda, que no puede ser contenida por el sistema convencional, mediante la compresión de todos los vasos sanguíneos en una zona circular próxima.
Es útil en amputaciones traumáticas de las extremidades, aplastamientos prolongados o cuando han fracasado las medidas convencionales, pero implica unos riesgos: gangrenamuerte por autointoxicación.
El torniquete ha de aplicarse entre la herida y el corazón. Una vez aplicado, debe quitarse sólo en presencia de un facultativo. No debe emplearse, a ser posible, cuerda, alambre u otros objetos finos que puedan "cortar" al comprimir; lo usual es utilizar un pañuelo triangular plegado o algo similar con suficiente anchura (5 cm. aproximadamente.).
Es muy importante reflejar en un papel grande prendido a la víctima o escribiendo directamente en la piel, preferentemente en la frente (el sudor puede borrar algunas tintas), la hora y la localización del torniquete y debe procurarse mantenerlo a la vista no ocultándolo con ropa u otros objetos.
El shock hipovolémico es un estado clínico en el cual la cantidad de sangre que llega a las células es insuficiente o inadecuada para que puedan realizar su función normal.
Los síntomas son:
  • Palidez, piel fría y húmeda.
  • Desasosiego y sed.
  • Pulso débil y rápido.
  • Respiración lenta y profunda, a veces ruidosa.
  • Obnubilación.
  • De persistir, desencadena en coma.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada